witterjunKie____; sonnets & unrealities VII
 

Abrazos rotos.

abr 26, 03:30

Tus abrazos era lo mejor que podía existir en la vida. No importaba lo que pasará a mi alrededor, no importaba si las cosas iban bien o no, porque cuando estaba en tus brazos lo demás dejaba de importar.

m.

witterjunKie

,

Comentarios

---

Viveros.

abr 19, 12:45

Aquel día era nuestro ultimo domingo juntos de manera normal. Justo el sábado habíamos decidido ir al DF y terminamos tomando hasta la madrugada. Aquel domingo, luego de un desayuno en aquel restaurante que frecuentábamos, decidimos ir a Coyoacán. Era la mejor manera de cerrar ese ciclo.

Aquella tarde compramos un par de jugos justo en la entrada de los viveros. Posteriormente entramos a ese enorme parque que tanto me gusta. Era la segunda vez que entrábamos, la primera había sido unos meses después de iniciar nuestra relación y fue justo cuando visitamos la Casa Azul. Antes de eso no lo conocía, de hecho nunca había conocido Coyoacán sino hubiera sido por ti.

Aquella tarde nos acostamos sobre el pasto, no había nada mas que nosotros dos, un cielo completamente azul, un sol brillante y nosotros dos, juntos. Por un momento deje de pensar que al siguiente día partirías a Morelia y que pronto las cosas no volverían a ser las mismas.

m.

witterjunKie

,

Comentarios

---

Morelia.

abr 12, 08:55

La tarde iba cayendo, serian poco mas de las 4 de la tarde cuando andábamos por una de esas calles tan limpias de Morelia. Feliz tu y feliz yo de que por fin me estabas enseñando tu ciudad. Nunca había estado en Morelia, y aunque ya tenia referencias de que era una de las ciudades mas bonitas de México la verdad es que no lo creí hasta que la conocí.

Ibamos por esa calle principal cuyo nombre ahora no recuerdo, aquella que te lleva directo a la catedral, aquella en dónde estaba aquel bar donde charlamos en algún momento de nuestro futuro una vez que las cosas terminaran entre nosotros, aquella charla de tu ruptura perfecta. Pero ese día no hablábamos de una ruptura, por el contrario, nuestra platica iba por el extremo contrario.

El clima era templado, un sol brillante y un cielo azul; iba con mis manos en los bolsillos y tu caminando a mi lado mientras platicábamos sobre nuestros amigos y sus parejas, yo te hablaba de que la mayoría de mis amigos del lab ya estaban prácticamente comprometidos, si no casados al menos viviendo juntos, mientras que tu me decías que tus amigos estaban en sus noviazgos. Entonces tocamos nuestra relación y en algún momento eso nos llevo a platicar sobre una posible boda. Nos imaginamos, felizmente, a quien invitaríamos si nos casáramos. Yo te dije que me gustaría invitar a todos mis amigos del laboratorio, te dije que estaba seguro que todos irían y estarían felices por mi. Entre los nombres que sonaron estaba el de Adán y Getza, Mario y Zuemy, Mildred, Liber, Clau, Elva, Yanet, también el de mis amigos de toda la vida, y aquellos de la uni… y que sería bonito que toda mi familia estuviera ahí. Dijimos que sería una boda pequeña. Entonces tu dijiste que tus amigos también irían, que obviamente estarían en la boda los tres con quienes viviste además de tus otros amigos de la licenciatura, algunos de tus amigos de Morelia. Te dije que me costaría decidir a quien elegiría para que fuera mi padrino de bodas, o mi testigo, porque seria difícil elegir entre tantos, sugerí que tal vez podría ser Rodo mientras que yo te pregunte si elegirías a Fer…. con tono seguro hablábamos de aquel día, de aquel momento en que decidiríamos ir mas allá de un noviazgo.

Aquella tarde sabía que sólo era un sueño que tardaría en cumplirse, pero que no me molestaba en absoluto esperar a que llegara ese momento en mi vida, en nuestras vidas.

m.

witterjunKie

,

Comentarios

---

Tu casa.

abr 6, 08:52

Llegamos a tu casa y estacione el coche justo frente a tu portón, no había problema que se quedará afuera, vivías en una zona con vigilancia. Bajaste del auto y yo hice lo mismo, antes de abrir el portón me dijiste ‘quieres ver las estrellas?’ te dije que si, entonces sacaste tu teléfono, abriste una aplicación y pusiste el teléfono sobre ti, mirando al cielo… pero la aplicación no cargaba y al final no funcionó. A partir de ahí comencé a hacer bromas sobre eso…

Entramos con las cervezas en mano… entramos a esa casa que comenzaba a conocer bien. Subimos a tu recamara a dejar mis cosas, bajamos a la cocina por un destapador y finalmente nos quedamos en la sala. Esa sala que sólo tenia una alfombra que alguna vez compraste, y que en el centro tenia una pequeña mesa con un juego de mesa pintado sobre ella.

Comenzamos a tomar mientras escuchábamos la música, mientras charlábamos sobre cualquier cosa. Mientras las risas llenaban las conversaciones, mientras bailaba contigo, mientras dejábamos que la noche transcurriera, mientras la felicidad cubría cada minuto, mientras nos sentíamos uno del otro, mientras las sonrisas salían con una gran frecuencia, mientras tu mirada se cruzaba con la mía, mientras tus manos tomaban mis manos, mientras tus labios tocaban mis labios…

Aquel día en que la noche nos encontraba, aquella noche en que el tiempo se detenía, aquella fiesta para dos. Esa noche en que terminábamos en tu habitación, esa noche en que éramos de los dos.

witterjunKie

,

Comentarios

---

El Centenario.

mar 29, 12:37

Mis tardes en Cuernavaca sin ti eran complicadas, muchos de los lugares que conocía me traían un recuerdo tuyo y entonces el extrañarte era inevitable. Decidí, afortunadamente, mantener mi mente ocupada y una de las formas era correr… ese gusto que surgió gracias a ti, gracias a aquellos fines de semana en la que nos ejercitábamos en el parque de Chapultepec, que si bien no era frecuente, al menos sirvió para sembrar esa pequeña semilla que ahora ha brotado.

Así que por las tardes me dirigía al Centenario, un lugar para hacer deporte que incluía una pista para correr. Era un lugar que se convirtió con el tiempo en mi lugar, en un lugar en el que no estaba lleno de recuerdos contigo… el Centenario fue mío. Los primeros meses me servia sólo para pasar las tardes y no pensar en tu ausencia, sin embargo, la mayoría de los días en los que regresaba a la casa sabía que iba a encontrar un mensaje tuyo, incluso algunas veces, cuando la red funcionaba, recibía tu mensaje mientras corría, era genial, porque corría con mas gusto.

Después de la ruptura tome el ir a correr como una terapia, una terapia que me ayudo mucho; dicen que no puedes sentir lástima y tristeza al mismo tiempo que corres. En ese entonces el correr me ayudaba a despejar mi mente, a sentirme menos triste y frustrado por lo que pasaba entre nosotros, sabía que al llegar a casa ya no habría un mensaje tuyo y que por más que lo intentara no ibas a volver…. Sin embargo, durante todos esos últimos meses en los que ya no había un ‘nosotros’ sucedía que durante el trayecto que recorría para ir y regresar del Centenario no dejaba de pensar en ese ‘nosotros’ inexistente. Pensaba en mis posibles errores, trataba de encontrar respuesta a mis preguntas, otras veces imaginaba el que volvías, unas mas en el que yo iba a buscarte… muchas cosas podían cambiar pero el pensar en ti era una constante.

witterjunKie

,

Comentarios

---

« Anteriores Posteriores »

 
 

 

 

 

25 años, biomedico y estudiando la maestria, nacido en Puebla y ahora viviendo en Cuernavaca. Mi vida escrita en prosa que al final se convierte en poesia.
               
Categorias Otros weblogs: contacto Externos
l banalidades
cinéfilo
poesia
fotografia
l amities
sankrtoon
nowhere's land
l msn: mcy11(a)hotmail.com
mail: witterjunkie(a)gmail.com
aim: witterjunKie
l facebook
flickr (photo)
               
      Cam

     
cam
             
             
witterjunKie*. 2001-2014. vers. 7.0